Cesárea, ¿cómo recuperarme de forma rápida?

¿Te han practicado una cesárea? Si es así, el postoperatorio de la cesárea suele ser bastante duro, sobre todo en las primeras semanas. Para afrontar mejor este período, te ofrecemos nuestros consejos sobre la cicatrización, las molestias, la lactancia, etc., así sabrás cómo recuperarte de forma rápida de una cesárea.

 

Es recomendable que el bebé nazca por parto natural. Sin embargo, son muchas las cesáreas que se practican hoy en día. En la mayoría de los casos, el tamaño o la mala colocación del bebé son algunas de las causas que obligan a realizar esta intervención. 

 

¿Cómo se practica? La cesárea es una operación que consiste en hacer una incisión en la pared del útero para sacar al bebé. La cesárea puede programarse o decidirse en el último momento, con el fin de garantizar el bienestar tanto de la mamá como del bebé.

 

Como toda operación, la cesárea también requiere de un postoperatorio y éste, además, puede resultar bastante difícil y complicado. El cansancio después de dar a luz, la molestia de los puntos, el hecho de tener que dar el pecho al bebé… Todo aparece en el mismo momento. 

 

Para el alivio inmediato, después de ser practicada la cesárea, te administran analgésicos desde el momento en el que te encuentras en la habitación.

 

Otra de las cosas que debes saber es que se puede dar el pecho desde el principio. Nada impide que se pueda producir este acto. Sí es importante que tú y el bebé estéis cómodos en este momento. Seguro que es necesario que los primeros días requieras la ayuda de familiares o del personal sanitario para poder moverte con facilidad.

 

También debes saber que los primeros días es normal que sufras pequeñas contracciones, ya que poco a poco el útero vuelve a su estado natural.

 

Durante las primeras horas en aconsejable que permanezcas echada sobre la espalda, con la finalidad de favorecer la circulación y la cicatrización. Después, durante las siguientes 24-48 horas será posible empezar a levantarse, siempre con la ayuda de alguna persona.

 

Para que te sea más fácil levantarte debes ponerte de lado, flexionar las piernas y sentarte, apoyándote sobre los brazos. Una vez bien apoyados los pies en el suelo podrás incorporarte sujetándote a alguna persona.

 

Con la cesárea, otro de los efectos que podemos notar es la ralentización de la función intestinal. La suma de todos estos factores lleva la mayoría de los casos a sufrir gases y estreñimiento.

 

Para favorecer la reactivación de los movimientos intestinales te recomendamos que desde el primer día hagas algunas comidas, por ejemplo zumo y galletas.

 

Otra de las técnicas que puedes hacer son los masajes en la zona del vientre, con suaves movimientos en el sentido de las agujas del reloj.

 

Cuando pasen unos días también puedes dar pequeños paseos, poco a poco todo volverá a la normalidad.

 

Aunque la cesárea acarree muchas molestias si sigues estos consejos seguro que tendrás una recuperación de forma rápida de una cesárea.  ¡Todo volverá pronto a la normalidad!