CÓMO ALIVIAR EL DOLOR PÉLVICO EN EL EMBARAZO

Si experimentas dolor pélvico durante tu embarazo, debes saber que no estás sola, ya que durante esta etapa, un gran número de mujeres experimentan y sufren este tipo de dolor en algún momento.

 

De hecho, tener dolor pélvico es muy común sobre todo en el tercer trimestre.

 

Por ello, no tienes por qué alarmarte si lo sufres; en este post encontrarás soluciones para saber cómo aliviar el dolor pélvico en el embarazo.

 

Aunque es cierto que el dolor pélvico es muy común en el embarazo, y que en la gran mayoría de veces este dolor no supone ningún riesgo para la salud ni de la madre ni del bebé, la realidad es que puede llegar a ser muy molesto y limitarnos en exceso.

 

Principalmente en el tercer trimestre, si ya de por si no estás ágil por el aumento del peso y la pérdida significativa de equilibrio, el dolor pélvico puede llegar a ponerte las cosas muy difíciles.

 

Lo cierto es que este malestar puede empeorar según la postura que adoptes.

 

Además, en numerosas ocasiones en reposo se notan más las molestias, por lo que se convierte en una tortura tratar de dormir.

 

TIPOS DE DOLORES PÉLVICOS EN EL EMBARAZO

 

Durante tu embarazo puedes tener varios tipos de dolor pélvico.

 

Por ello, para tener un diagnóstico oportuno y un tratamiento correcto, es importante diferenciar en qué etapa de tu embarazo se produce el dolor, y qué tipo de dolor estás sufriendo.

 

En este sentido, podríamos diferenciar el tipo de dolor por:

 

Etapa del embarazo:

Según el trimestre en el que te encuentres puede ser distinta la causa del dolor.

 

Localización del dolor:

El dolor puede ser en varias zonas: a nivel anterior de la pelvis, posterior, a nivel de las caderas, irradiarse a los muslos (en la zona externa e interna),…

Es cierto que hoy en día no hay un tratamiento que elimine por completo el dolor ya que no se puede eliminar la causa que lo genera (es decir, el aumento de peso a causa del embarazo), pero sí hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar el problema.

 

Por eso, la primera regla es que no debes quedarte “tirada en el sofá”, porque aunque debas descansar, en general y siempre que lleves un embarazo normal, no te va a beneficiar el aumentar la debilidad muscular.  Es más, te beneficiará realizar ejercicios suaves y estiramientos que refuercen la cintura pélvica para que esté estabilizada.

 

En general, notarás una gran mejoría si sigues los siguientes puntos:

 

1º Cuidados en el día a día (posturales).

 

Cuida tu postura, especialmente la espalda. Al estar sentada intenta estar lo más erguida posible. Cuida la postura al dormir, ten en cuenta la ergonomía a la hora de realizar esfuerzos…

 

2º Realización de ejercicios específicos como el Pilates.

 

Realizar actividad física específica para embarazadas como el Pilates es beneficioso tanto para la embarazada como para el bebé: te ayudará a descansar mejor, tendrás una más rápida recuperación postparto, evitarás dolores como los de espalda, y disminuirá la probabilidad de desarrollar problemas como la obesidad o la diabetes gestacional.

Si no tienes ocasión de realizar ejercicios específicos para embarazadas, intenta salir a caminar a ritmo suave al menos 20 minutos cada día.  El ejercicio te ayudará a mantener una buena circulación sanguínea y a controlar el peso.  Un exceso de peso aumentará la probabilidad de que sufras dolor pélvico y de espalda.

 

3º Estabilización de la pelvis.

 

Con gran probabilidad también tendrás debilidad de los músculos del suelo pélvico, por lo que puede ser recomendable hacer ejercicios perineales.

 

No se trata solamente de fortalecer, sino de realizar también estiramientos para estabilizar la cintura pélvica.

 

4º Cuida tu alimentación.

 

Ahora más que nunca, llevar una alimentación equilibrada es fundamental.  Evita los fritos, las grasas y las comidas prefabricadas.  Es importante que no coja más peso que el que te indique tu especialista.  Un aumento de peso más allá del normal por el embarazo puede acarrear muchos problemas no sólo para ti sino para tu futuro bebé.

El alcohol: ¡terminantemente prohibido!

 

Esperamos que nuestros consejos sobre cómo aliviar el dolor pélvico en el embarazo te hayan resultado útiles.