Incontinencia urinaria y deporte

El ejercicio físico se convierte en una verdadera relación amor-odio cuando las mujeres presentan una disfunción de suelo pélvico. Antes de quedarse embarazadas muchas mujeres disfrutan de una vida saludable en la que el deporte ocupa una parte importante de su tiempo.

 

Tras el parto, un porcentaje importante no puede retomar su rutina de ejercicio físico debido a que el debilitamiento de su suelo pélvico ha desarrollado una incontinencia urinaria.

 

No serás la primera ni la última que ha dejado de ir al gimnasio por temor a las pérdidas de orina. Muchas mujeres dejan de hacer deporte por este motivo y otras cambian de actividad. Algunas, utilizan medidas de protección como compresas para poder seguir practicando deporte.

 

¿Cómo casamos entonces la incontinencia urinaria y el deporte?

 

1º Conoce la importancia de tu suelo pélvico.

 

Es importante conocer nuestra anatomía y lo que supone cada tipo de ejercicio para ésta.   El suelo pélvico es una parte del cuerpo fundamental para las mujeres ya que es el encargado de mantener en posición correcta todos los órganos pélvicos: útero o matriz, vejiga, vagina y recto.  Si la musculatura del suelo pélvico falla, aparecen muchos trastornos como la incontinencia urinaria, la incontinencia fecal, el prolapso pélvico, las disfunciones sexuales y el dolor pélvico.

 

Para evitar estos trastornos debes concienciarte sobre la importancia de tu suelo pélvico y aprender a cuidarlo y fortalecerlo como un músculo más.

 

El trabajo del suelo pélvico debe integrarse en nuestras vidas como un hábito de salud más.

 

2º Conoce la importancia de la corrección postural. 

 

Actualmente adoptamos muchas malas posturas que ejercen demasiada presión abdominal. ¡Ten cuidado! Es algo que está en tu mano y puedes mejorar.

 

3º Saber identificar los músculos concretos que hay que trabajar.

 

No es fácil saber cuáles son los músculos del suelo pélvico, ya lo hemos comentado con anterioridad.  La forma más fácil de localizarlos -aunque no debes abusar de esto- es interrumpir el flujo de la orina mientras hacemos pis.  Los músculos que intervienen en ese ejercicio son los músculos del suelo pélvico.

 

4º Realizar ejercicios específicos de fortalecimiento del suelo pélvico.

 

Lo habrás oído muchas veces, los ejercicios de Kegel son fundamentales para mantener la musculatura del suelo pélvico en buen estado.

 

Los ejercicios de Kegel consisten en la contracción del suelo pélvico y puedes realizarlos de dos maneras: con o sin la ayuda de un dispositivo vaginal.

 

Si los haces sin la ayuda del dispositivo vaginal, los resultados tardarán en llegar.  Debes ser constante y concentrarte en contraer la musculatura en lugar de empujar, porque si haces lo segundo empeorarás tu estado muscular.

 

Si te decides por hacer los ejercicios de Kegel con la ayuda de un dispositivo vaginal como PELVIMAX o PELVIMAX MINI, tan sólo tendrás que concentrarte en evitar que las esferas caigan.  La contracción que harás para evitar que las esferas salgan es el ejercicio de Kegel.

 

5º Saber elegir qué deporte hacer.

 

¡Por supuesto que puedes realizar deporte si sufres de incontinencia urinaria!  Sólo tienes que saber elegirlo bien.

 

Evita los ejercicios de alto impacto como correr ya que son muy perjudiciales para la musculatura de tu suelo pélvico.

 

El pilates o el yoga son muy beneficiosos para fortalecer la musculatura del suelo pélvico.  Además, te ayudarán a corregir tu postura corporal no sólo mientras practicas ese ejercicio sino en todo momento.

 

Ahora que ya sabes que la incontinencia urinaria y el deporte si pueden ir de la mano.  ¿Qué tipo de deporte realizas tú? ¿Piensas en tu suelo pélvico? ¡Cuéntanoslo!