La cuarentena

El cuerpo de la mujer ha estado cambiando y adaptándose al embarazo a lo largo de las 40 semanas de gestación. El útero es esencial en el desarrollo del feto y el cuerpo de la mujer se ha preparado para el período de lactancia materna cuando nazca el bebé. Después del parto, todos los órganos han de recuperar su estado y volver a su posición original. Además de cambios meramente físicos, la maternidad provoca otros cambios emocionales y psicológicos. Todo esto hace que la mamá tarde un tiempo en recuperarse totalmente del embarazo y del parto.

 

La cuarentena es un momento en el que la mujer se enfrenta a los cambios físicos propios después de dar a luz junto a los cambios emocionales y al cansancio de las primeras semanas en las que la atención al bebé es constante y hay poco tiempo para dormir. En este período se producen una serie de cambios:

 

Hemorragia: a lo largo de 6 semanas después del parto se producirá una hemorragia vaginal similar a la de la menstruación. Durante los primeros días la hemorragia será más abundante y de color rojo, pero  a medida que pasen los días irá disminuyendo. Si la sangre es muy abundante o tiene mal olor acude a tu centro médico. No uses durante la cuarentena tampones o copas menstruales, sólo compresas.

 

Adaptación a la lactancia materna: sobre todo en mamás primerizas son momentos en los que hay que aprender a dar el pecho al bebé. En ocasiones, las molestias producidas por una mala postura, el dolor que puede causar las grietas o incluso si se produce una mastitis, pueden derivar en el abandono precoz de la lactancia. Sin embargo, una buena información ayudará a facilitar y disfrutar de la lactancia materna.

 

Cambios emocionales: Los cambios de humor e incluso lo que se denomina “depresión posparto “son muy normales durante la cuarentena. Después de la alegría por el nacimiento del bebé, sucede un período de cansancio físico, agotamiento e incluso decaimiento en el estado de ánimo. Es conveniente que te apoyes en las personas que te rodean para recibir consuelo ante esta situación y ayuda con el bebé para que puedas descansar.

 

Las relaciones sexuales también se ven afectadas en este período. Durante el puerperio no están aconsejadas y además el bebé absorbe todo el tiempo de los padres impidiendo o haciendo muy difícil tener una relación de pareja más cercana. Cuando se reanudan las relaciones sexuales, suelen ser molestas para la mujer.

 

Los ejercicios de Kegel ayudarán a que el suelo pélvico recupere su elasticidad y el útero vuelva a su posición inicial antes del parto.  Para realizarlos, recomendamos las esferas de silicona hipoalergénica PELVIMAX, ya que no tendrás que dedicar tiempo a concentrarte en hacer los ejercicios de Kegel, sino tan solo a retener las esferas dentro durante 20 minutos al día. Eso sí, has de esperar a que haya transcurrido la cuarentena y en el caso de que te hayan hecho una episiotomía, espera hasta la correcta cicatrización de la misma.