¿Qué es la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal es la separación de los músculos rectos del abdomen. Es causado por un daño en el tejido que los une entre sí en condiciones normales.

Es un problema funcional y estético, y además es más frecuente de lo que a priori puedes creer.

 

En la vida, todos podemos llegar a sufrir este problema independientemente de si somos hombre o mujer, nuestra edad, si somos deportistas o más sedentarios. Si es cierto que durante el embarazo las mujeres somos más propensas a sufrir una diástasis abdominal. De hecho, ¡te sorprendería la cantidad de mujeres que la padecen después del parto!

 

La principal función que realizan estos músculos en nuestro cuerpo es la de mantenerlo erguido, permitir la flexión del tronco y la inclinación, además de actuar durante la respiración.

 

Como ya hemos comentado alguna vez, nuestro suelo pélvico no funciona de manera aislada y la pared abdominal es una de las grandes ayudas para su correcto funcionamiento. Si tras el parto sufres diástasis abdominal será uno de los primeros elementos que debes recuperar para conseguir un suelo pélvico fuerte.

 

¿Por qué es perjudicial la diástasis abdominal?

 

La diástasis no es sólo un problema estético caracterizado por un vientre de aspecto flácido y descolgado.

 

La diástasis es también un problema funcional, puesto que existe una importante relación entre la diástasis y las disfunciones del suelo pélvico, como la incontinencia urinaria, los prolapsos y el dolor pélvico.

 

Pero no sólo eso, ya que la diástasis también se relaciona con…

 

  • Una mala estabilización del centro corporal, lo que repercute directamente en el mantenimiento de la postura.
  • Dolores de espalda.
  • Problemas digestivos: digestiones pesadas, gases, estreñimiento.

 

¿Cómo solucionar la diástasis abdominal?

 

1.- No realices abdominales tradicionales.

 

Suponen un gran riesgo para el suelo pélvico especialmente si se encuentra debilitado. Además, si sufres diástasis abdominal vas a conseguir una mayor separación en el recto abdominal.

 

2.- Tonifica.

 

El principal objetivo será recuperar la funcionalidad abdominal. Debes tonificar lo que se conoce comúnmente como el CORE.  Actividades como el pilates te ayudarán a conseguir tonificar esta zona.

 

3.- Evita los esfuerzos.

 

Aquellos esfuerzos como coger peso, estreñimiento… no favorecen la solución de este problema.  Evítalos en la medida de lo posible.

 

4.- Evita más embarazos antes de recuperarte.

 

Tómate tu tiempo para poner tu cuerpo a punto de nuevo.

 

5.- Hipopresivos.

 

Son un gran aliado para este tipo de disfunciones. Con este tipo de práctica fortalecerás la parte más interna del abdomen.

 

 

 

¿Has sufrido alguna vez diástasis abdominal? ¡Cuéntanos tu experiencia y cómo hiciste para superarlo!